Los estrenos de Diciembre

Mis navidades venezolanas vs mis navidades suecas

Una de las costumbres que agradezco haber cambiado es el absurdo hábito de comprar ropa de estrenos para el 24 y 31 de diciembre. No sé si es costumbre en otros países sudamericanos, pero en Venezuela es una tradición muy arraigada.

Recuerdo que mi mamá empezaba las compras en julio, cada quincena iba agregando ítems, los zapatos para Angelina y una blusa para Eugenia, un pantalón para Junior. Así iba completando los estrenos para cada uno de nosotros. Yo nunca crecí de acuerdo con las expectativas de mi madre, de manera que siempre acaba estrenando ropa que parecía prestada por lo grande que me quedaba.

Cada pieza de ropa era una alegría y había que probar el ajuar completo así la nueva adición se tratara solo de un par de medias.

En todo caso, teniendo esas dos mudas de ropa, incluyendo zapatos guardados por varias semanas, la espera por el día de navidad se hacía infinita. Ni que decir de los ansiados regalos del niño Jesús. 

En mi época de niñez Santa Claus y los reyes magos, no gozaban de tanta popularidad como hoy en día. Alguna vez recibí un regalo extra por los reyes, pero no era costumbre, por lo menos no en mi casa.

Hoy siento una inmensa ternura, agradecimiento y algo de pena por los grandes esfuerzos de mi madre, para que “sus hijos no fueran menos”. Los estrenos de diciembre eran lo más esperado del año. ¡Ay el olor a ropa nueva! Los cumpleaños también solíamos recibir ropa, pero solo una pieza, por lo general lo que más urgía reponer.

Abandoné la costumbre de comprar estrenos aun viviendo en Venezuela, cuando tuve mis propios ingresos, declinó el furor de los estrenos. Contaba con suficientes recursos y podía comprar lo que quisiera en cualquier época del año.

Mis navidades suecas

Para mi sorpresa y alivio, muy poca gente en Suecia estrena para navidad. He visto a mis colegas usar los mismos vestidos años tras años en las fiestas de la empresa.

Tampoco acostumbran a pintar las casas como nosotros. El olor a pintura fresca forma parte de mis recuerdos navideños más arraigados. Creo que de allí viene mi afición por pintar, lo tengo muy asociado a ratos felices, con cervezas y música alegre. Para mi pintar es una fiesta, solía ayudar a pintar las casas de mis amigos más cercanos.

Aunque no en la forma alegre y ruidosa del caribe, se siente la locura de las compras navideñas en Suecia. Percibo que va más orientado a los juguetes para los niños. El calendario navideño es usado por las tiendas para incentivar las compras cada día una oferta única y válida para ese día. Luego vienen las rebajas de los “mellandagsrea”, Las rebajas para los días luego de navidad y antes de fin de año.

En Suecia se decoran las casas con esmero. Los suecos botan la casa por la ventana cuando se trata de decorar sus casas y jardines para navidad. Este año las decoraciones navideñas se han visto mermadas por los altos costos de la electricidad.

Hace algunos años empecé a celebrar la navidad solo con mi pareja. Los primeros años me sentí triste, me hacía falta la alegría familiar y el ambiente de fiesta venezolano. Hubo una navidad no recuerdo cual, creo que estaba resfriada, preparamos una cena rica y la pasamos la noche buena viendo películas en pijama. Fue unas de las navidades más lindas y tranquilas que puedo recordar. 

Desde esa navidad decidimos prescindir de los viajes para celebrar las navidades fuera y paliar la soledad de nuestra celebración. Para nosotros lo importante es disfrutar de una buena comida y de la compañía relajada y amable que nos brindamos el uno al otro.

Cuando veo a mi alrededor a mis compañeras estresadas por las compras navideñas y los preparativos, me provoca gritar: “Mujeres, el mundo no se va a acabar, nadie se va a fijar si la casa no está pulcra y reluciente”. Si alguien se fija no lo invites más, no es una persona que te hace falta en tu vida.

Mujer te invito a revelarte contra la locura decembrina. Regálate una cena con tus amigas y unas sesiones de masajes, todo lo demás, aparte del regalo para los niños y una comida rica, no es tan importante.

Te deseo con todo mi corazón unas lindas fiestas en armonía y salud con tu familia.

Feliz navidad.

Publicado por reflexionesdeunadoña

Amante de los libros, la cocina, y la naturaleza. La jardinería es una pasión nueva, que me ha dado muchísmias satisfacciones. Me gusta mucho caminar y siempre estoy soñando con el próximo viaje.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

DeCursosGratis

Cursos gratuitos y la mejor formación online

Recuerdos para cuerdos

Historias de mi vida y de otras vidas

Rebañando historias y platos

Blog de gastronomia, vinos y las historias asociados a ellos.

Franchesca Neris

CRECIMIENTO PERSONAL

Reflexiones de una Doña

Bienvenidos a Reflexiones de una Doña! Un sito de encuentro, donde compartiré ideas, y experiencias que he ido acumulando a lo largo de mi vida.

Loca por los platos

Ideas, entrevistas, tips, recetas y reseñas

Mr. Dé Skincare

Skincare | Cosmetics

Anna Olio e Peperoncino

¡Amor por la buena cocina... los viajes y la historia!

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: